martes, 21 de julio de 2009

México inventado. La pintura de Josef Albers como ventana de "lo mexicano" Josef Albers durante su visita a México. (y parte 4)

A manera de conclusión

La nación Mexicana imaginada por Josef Albers contempla dos aspectos formales del arte: a forma y el color. Durante el “periodo de la estructura”, el arte prehispánico influyó considerablemente en las producciones del artista en pos de la interacción entre la forma y el ojo. Ya en su último periodo, el “periodo del color”, Albers abandona toda estructura y la reemplaza por el color; la interacción entre los distintos colores aplicados en sus Variant/Adobe. Ambos aspectos, la estructura y el color, abren una nueva significación en la nación mexicana: un lugar de arte abstracto y de color. Las futuras generaciones de pintores mexicanos que optarían por la alternativa abstracta tomarían el camino abierto por Josef Albers e incluso (lo digo como una hipótesis abierta) su presencia culminaría en el op art, un movimiento apoyado por el gobierno para la elaboración de los diseños visuales para las olimpiadas de México 68.

Variant/Adobe, pues, cumple una doble función al ser parte aguas del “periodo del color” y al abrir una nueva brecha de aquello que significaba “nación mexicana”, un pensamiento más abstracto y más complejo que encerraba una concepción del color como parte del arte popular mexicano, pero además como parte de aquel pasado milenario. La tradición fundió el pasado y el presente con el color y la forma de “el arte mexicano”, materializado en la pintura de Josef Albers.